viernes, 13 de agosto de 2010

Hacia siempre jamás

Mi viaje empezó con peripecias, de burocracias, errores propios ajenos, desorganización y corridas. Recién en el aire sobre mares impasibles de un blanco imperturbable me sentí hudida en la tranquilidad de saberme a la deriva en un cielo sin indicaciones, en las manos hábiles del piloto que nos mecía como un recién nacido. Recién nacida. Ese es mi estado en este momento. Nazco, dejo una piel de reptil vieja en el lugar del que partí, hecha de corazones rotos y rutinas de gris oficina. Tengo una nueva piel que crece dolorosa, una piel verde camuflada de aventura.

La cordillera cubierta de merengue. La cordillera que empieza en océano calmo que deriva irremediablemnte en mar al llgar a la orilla; mar tempestuoso que se esrtella quijotesco contra los gigantes de tierra glaceada. Y es una foto, rompe con toda la furia de las formas y la aparente quietud de lo inmenso. Yo soy como esa ola de nube que no termina de estrellarse contra la montaña. Ya las primeras salpicaduras rebotadas se alzan violentas en el aire, casi furiosas. Pero es el comienzo. Un largo proceso el de romper el orden viejo para adoptar uno nuevo, una revolución a la monotonía, a lo seguro, a la contención. Y sin embargo, estoy CONTENTA. Tranquilamente contenta.

No puedo decir que lloré, tampoco salté de júbilo. Simplemente me sonreí ante mi fe ciega en que no hay diferencia en entre hemisferios, religiones, aromas, climas y tradiciones.

Mencionaste al dios del viento hace no mucho, y acabo de conocerlo. Estaba descansando sobre las nubes que acarician la cordillera, disfrutando el calor de los últimos rayos dorados de un sol ajeno. El dios de vientos potentes y desastres naturales estaba manso e inalcanzable del otro lado de la ventanilla, recolectando rayos de sol que necesita para crecer, para expandirse, para tomar fuerza. Empieza en la brisa imperceptible de montañas inhóspitas y hostiles, que un par de lunáticos cruzó con fuerza animal. Únicamente. La veo desde arriba, eterna cadena montañosa de los mil desarraigos, que no inspira más que soledad, frío, insignificancia… Soledad.

Cae la noche atrás mío, espejada en en vidrio a mis espaldas. Las luces se prenden, el artificio se despierta y las montañas enmudecen su silencio perturbante. Parecen amenazar la ciudad con su enormidad. Tan grandes, tan inalcanzables. Casi como la idea de estar con ese dios del viento que me crucé en el camino, en el silencio compartido en un rezar sin palabras a un sol que apacigua los latires fríos y nos recuerda a las sonrisas cálidas de una noche atrás. O al costado ;)

8 comentarios:

fernando dijo...

Estuve viendo tu trabajo y es hermoso. me gustaria poder hablar contigo de el, y exponerte unas cosas...de que forma te puedo ubicar. saludo desde chontaduro town.

fernando dijo...

Estuve viendo tu trabajo y es hermoso. me gustaria poder hablar contigo de el, y exponerte unas cosas...de que forma te puedo ubicar. saludo desde chontaduro town.

Gaston Maqueda dijo...

Excelente Ana

Que tengas un viaje inolvidable

Con Akari iremos siguiendo tus peripecias en Australasia.

TE OLVIDASTE LA CAAAAAMMMARAAAA

Pío dijo...

Genia, simplemente genia, vas a reclamar ese mundo que nos pertenece a todos.
No solo el rinconcito donde crecimos.
En cada pedacito de mundo, amanece distinto.

Lucas Moure dijo...

Sister, te banco a full y me quedo con tu reglón de la fé a las NO diferencias. Es muy copado aprender a navegar de una tercera manera, sin agua ni internet, con o sin nave, que bueno va a estar q navegues entre todas esas diferencias. Buen viaje, y bienvenida a aquél lado! Besoooos

inebenson dijo...

es mi hermana! es MI hermanaaaaa!

Itzel dijo...

Es la primera vez que te comento algo, pero la verdad es que ¡Me ENCANTA todo lo que escribes! <3

bensonita dijo...

@Fernando: Muchas gracias! si querés podés escribirme a ana.benson@gmail.com :D

@Gastón: gracias! están en australia?? pensé que estaban en Canadà o algo así.

@Pío: tu sabesss que te quiero uo uoooo jaja. Me voy a tener que mantener muy ocuapda para no extrañarlos. Y aú así...

@Lucas: Qué raro vos por aquí! el poder del desarraigo ajeno quizás! jaja. Muchas gracias!!!

@Ineeeeeee te quiero mucho!!!! Escribir parece que es de familia, como tantas otras cosas! jaja

@Itzel: Muchas gracias!! que bueno que alguien tome mis botellas al mar y lea sus mensajes! :)